Adelgazar 180x180 - Adelgazar

Adelgazar

Se puede hacer depone para permanecer activo, relajarse, levantar el ánimo, oxigenarse, encontrarse con los amigos o tener un buen pretexto para no quedarse en casa. Todos los motivos son buenos. Salvo uno: adelgazar.
No adelgazará haciendo deporte si conserva los malos hábitos aliméntanos de nuestros contemporáneos.

Como medio adelgazante, el deporte se parece mucho a la teoría de las calorías. Su propio fundamento es de idéntica naturaleza. Cuando comienza a hacer deporte teniendo como objetivo el perder peso, usted tiende a medir los resultados del esfuerzo ejercido sobre su cuerpo por la cantidad de sudor que es capaz de expeler.

La verdad es que lo que usted pierde es agua. Y si es cierto que “quema las calorías”, es un gasto energético que usted sacará de sus reservas temporales (glicógenos), que se alimentan de los glúcidos.

En efecto, la primera vez que vuelva a hacer depone podrá constatar (solo en caso de que posea una báscula de gran precisión) que ha perdido 100 o 200 gramos.

Pero desde el momento en que adquiera la costumbre de hacer regularmente esfuerzos musculares, por ejemplo, los sábados, su organismo reajustará poco a poco su “oferta” con nuevas “demandas”. Si ahora usted le exige más, se las arreglará para almacenar suficiente glicógeno y satisfacer su demanda.