El Desayuno - El Desayuno

El Desayuno

Desayuno 1

Sera protidoglucídico y deberá contar con una importante cantidad de fibras.

– 1ª opción: Pan rico en fibras (pan completo, de salvado o, de ser posible, pan integral).

Al no existir regulación precisa al respecto, cada panadero es libre de hacer el pan especial a su manera. Como resultado de ello, muchos panes completos sólo lo son de nombre, puesto que por lo general se hacen con una mezcla de harina blanca y harina integral, o bien de
una harina menos refinada y la harina blanca habitual.

En cuanto al pan de saltado, consiste en una mezcla de harinas blancas y cierta cantidad de salvado. Tampoco aquí se especifica a partir de qué proporción de salvado tiene derecho el pan a llevar este nombre. El salvado añadido suele proceder, por lo demás, de harinas de cultivo industrial, es decir, que fácilmente podrían contener residuos de pesticidas.

– 2.ª opción: El desayuno puede asimismo constar de cereales, que han de comprarse con sumo cuidado a fin de que no contengan azúcar, ni miel, ni caramelo, ni maiz. Los mueslis que respondan a estos requisitos también podrán ser bien aceptados.

Los cereales enteros (copos de avena, de cinco cereales, mueslis, etc.) pueden consumirse con leche descremada (caliente o iría) c incluso mezclados con requesón al 0 % o yogur descremado. De ser necesario, puede añadirse un poco de mermelada de fruta sin azúcar.

Convendré en cualquier caso evitar los cereales a base de arroz blanco y maíz; nada de corn-flakes, cuyo índice glicémico, como hemos visto, es de 85.

En cambio, los All-Bran están permitidos, aunque en pequeñas cantidades poique a pesar de ser ricos en fibras tienen algo de azúcar.

Desayuno 2

Puede hacerse a base de jamón, bacon, queso y hasta huevos (duros o pasados por agua). Nada, pues, de tostadas, aunque sean de pan integral.

Este desayuno resulta ideal en los hoteles, donde el pan rico en fibras o los cereales completos son aún poco frecuentes, y también durante los fines de semana, cuando uno dispone de algo más de tiempo para prepararlo.

No olvide que, debido a su elevado contenido de grasas saturadas, se trata de una opción excepcional.

Cabe asimismo precisar que está absolutamente contraindicado para quienes sufren de hipercolesterolemia o problemas cardiovasculares en general.

Dado que no aporta ningún glúcido, puede usted equilibrar esta carencia al escoger los restantes menús de la jornada.

En rigor, se puede finalizar este desayuno prótido-lipídico salado con un yogur u un poco de requesón, a condición de no pasarse de los 100 g debido a la pequeña proporción de glúcido (lactosa de la leche) que contienen.

Las bebidas del desayuno

En cuanto a las bebidas, le propongo las siguientes alternativas (para ambos desayunos):

  • cale descafeinado;
  • te flojo (poco cargado de teína, similar a la cafeína):
  • achicoria (pura o mezclada con café);
  • leche descremada (la que viene en polvo permite realizar una mezcla más concentrada).

Evite  las bebidas chocolatadas, salvo en niños (en cuyo caso el chocolate en polvo no podrá contener azúcares ni grasas).

Está claro que ninguna de estas bebidas podrá azucararse. Emplee si acaso un edulcorante sintético (aspartamo), aunque con el propósito de irse deshabituando progresivamente al sabor dulce hasta poder prescindir del mismo.