Los digestivos 180x180 - Los digestivos

Los digestivos

Respecto de los digestivos, proscríbalos para siempre. Los orujos, cognacs, armagnacs y otros aguardientes son deliciosos, pero malísimos para el metabolismo. Deje que la industria nacional exporte su producción. Es conveniente para la balanza (comercial) del país, pero fatal para la suya.

Tal vez sea usted aficionado a los digestivos porque cree que le ayudan a digerir. Pues bien, tranquilícese; cuando haya adoptado con éxito los principios alimentarios enumerados en este libro, no tendrá problemas digestivos, ni siquiera después de una comida copiosa.

 

Los zumos de fruta 180x180 - Los zumos de fruta

Los zumos de fruta

No me extenderé demasiado sobre los problemas de estas bebidas. Para los zumos valen las consideraciones generales ya escritas sobre la fruta. Son glúcido y hay que tratarlos como tales.

Sin embargo, le recomiendo preferir la fruta al zumo de fruta, pues de este modo se beneficiará con las fibras que contiene la pulpa. Es obvio que los zumos que usted mismo se prepare con frutas frescas están aceptados. Pero no consuma jamás los pseudónimos de venta en los comercios, en general demasiado ácidos y completamente desprovistos de vitaminas, y en su mayor parte azucarados
de nuevo con sacarosa.

El Desayuno 180x180 - El Desayuno

El Desayuno

Desayuno 1

Sera protidoglucídico y deberá contar con una importante cantidad de fibras.

– 1ª opción: Pan rico en fibras (pan completo, de salvado o, de ser posible, pan integral).

Al no existir regulación precisa al respecto, cada panadero es libre de hacer el pan especial a su manera. Como resultado de ello, muchos panes completos sólo lo son de nombre, puesto que por lo general se hacen con una mezcla de harina blanca y harina integral, o bien de
una harina menos refinada y la harina blanca habitual.

En cuanto al pan de saltado, consiste en una mezcla de harinas blancas y cierta cantidad de salvado. Tampoco aquí se especifica a partir de qué proporción de salvado tiene derecho el pan a llevar este nombre. El salvado añadido suele proceder, por lo demás, de harinas de cultivo industrial, es decir, que fácilmente podrían contener residuos de pesticidas.

– 2.ª opción: El desayuno puede asimismo constar de cereales, que han de comprarse con sumo cuidado a fin de que no contengan azúcar, ni miel, ni caramelo, ni maiz. Los mueslis que respondan a estos requisitos también podrán ser bien aceptados.

Los cereales enteros (copos de avena, de cinco cereales, mueslis, etc.) pueden consumirse con leche descremada (caliente o iría) c incluso mezclados con requesón al 0 % o yogur descremado. De ser necesario, puede añadirse un poco de mermelada de fruta sin azúcar.

Convendré en cualquier caso evitar los cereales a base de arroz blanco y maíz; nada de corn-flakes, cuyo índice glicémico, como hemos visto, es de 85.

En cambio, los All-Bran están permitidos, aunque en pequeñas cantidades poique a pesar de ser ricos en fibras tienen algo de azúcar.

Desayuno 2

Puede hacerse a base de jamón, bacon, queso y hasta huevos (duros o pasados por agua). Nada, pues, de tostadas, aunque sean de pan integral.

Este desayuno resulta ideal en los hoteles, donde el pan rico en fibras o los cereales completos son aún poco frecuentes, y también durante los fines de semana, cuando uno dispone de algo más de tiempo para prepararlo.

No olvide que, debido a su elevado contenido de grasas saturadas, se trata de una opción excepcional.

Cabe asimismo precisar que está absolutamente contraindicado para quienes sufren de hipercolesterolemia o problemas cardiovasculares en general.

Dado que no aporta ningún glúcido, puede usted equilibrar esta carencia al escoger los restantes menús de la jornada.

En rigor, se puede finalizar este desayuno prótido-lipídico salado con un yogur u un poco de requesón, a condición de no pasarse de los 100 g debido a la pequeña proporción de glúcido (lactosa de la leche) que contienen.

Las bebidas del desayuno

En cuanto a las bebidas, le propongo las siguientes alternativas (para ambos desayunos):

  • cale descafeinado;
  • te flojo (poco cargado de teína, similar a la cafeína):
  • achicoria (pura o mezclada con café);
  • leche descremada (la que viene en polvo permite realizar una mezcla más concentrada).

Evite  las bebidas chocolatadas, salvo en niños (en cuyo caso el chocolate en polvo no podrá contener azúcares ni grasas).

Está claro que ninguna de estas bebidas podrá azucararse. Emplee si acaso un edulcorante sintético (aspartamo), aunque con el propósito de irse deshabituando progresivamente al sabor dulce hasta poder prescindir del mismo.

 

vino 180x180 - El vino

El vino

He dejado el vino para el final, pues es la única bebida alcohólica con la que matizo mis reservas.

No haremos ninguna distinción entre el uno blanco y el tinto, salvo que este último suele contener más tanino. El tanino encierra en efecto ciertas virtudes terapéuticas debidas a la presencia de procianidina, que permite limitar la aparición de la arteriosclerosis. Además, sus poli fenoles protegen las paredes de los vasos sanguíneos.

El vino podrá por tanto formar parte de la alimentación normal del método a condición, claro está, de que su consumo sea razonable (alrededor de media botella diaria) y lo más próximo posible al final de la comida, es decir, con el estómago convenientemente lleno.

Alcohol 180x140 - El Alcohol

El Alcohol

El alcohol engorda. Esto es lo que usted piensa que se lo han dicho. A menudo se ha sentido culpable cuando le han insinuado que lodos los kilos que le sobran se deben al alcohol. No hacía falla darle más vueltas. Por nuestra parte, intentaremos aclarar este problema.

Es verdad que el alcohol engorda Pero mucho menos que el azúcar, el pan blanco, las patatas y el arroz. Por eso, una vez que haya perdido los kilos sobrantes, podrá volver al vino en cantidades razonables (aproximadamente media botella, o sea, unos tres vasos de vino al día).

El alcohol crea un aporte energético que el organismo utiliza de manera prioritaria: por tanto, el cuerpo no tenderá durante ese lapso a usar como carburante sus grasas de reserva. Este mecanismo bloquea el adelgazamiento. Pero ese proceso se produce sobre todo
cuando se está en ayunas. Si el estómago está lleno, especialmente de prótido-lípidos (carnes, pescados y quesos), el alcohol se metaboliza con mucha menos rapidez, combinándose con los alimentos y produciendo pocas grasas de reserva.

Lo que si es preciso abandonar en seguida son los aperitivos. Sí no puede dejar de acompañar a sus imitados, lome algo sin alcohol, un zumo de tomate o un agua mineral.

En mi opinión, el único aperitivo noble es una copa de buen cava. Pero, por favor, no acepte que le agreguen (la mayoría de las veces para disimular la calidad mediocre del cava) ningún jarabe de grosella ni otro brebaje extraño, que cada establecimiento intenta inventar para demostrar su originalidad.

Por consiguiente, si no puede evitarlo, acepte una copa de buen cava, o de champagne francés, pero sobre todo no lo beba en ayunas. Comience primero picando saladitos.

Aunque cuidado! Las pastas de los salad i los son glúcidos. Aprenderá muy rápidamente a reconocerlos.

Hay que proscribir en esta categoría: las patatas fritas, las galletitas saladas.

Son aceptables: las aceitunas, el queso, la charcutería (por ejemplo, el salchichón seco) e incluso el pescado.

Sin embargo, en la Fase I tendrá que intentar dejar el aperitivo de manera drástica. Es una fase rigurosa, en la cual las reglas básicas de mi método deben ser aplicadas radicalmente para que sean eficaces con vistas a la pérdida de peso.

leche 180x180 - La leche

La leche

La leche es un alimento glúcido-lipidico, es decir, contiene tanto grasas como azúcares. Es mejor evitarla y no tomar más que leche descremada.

Los glúcidos se encuentran en el suero de la leche. Los pierde cuando se fabrica el pueso, que sólo conserva los lípidos y los prótidos (salvo el cantal y los quesos de cabra). En el queso con cero por ciento de materia grasa quedan únicamente los prótidos y un poco de glúcidos (5 g de cada 100).