Entradas

Ingestión de lípidos solos 180x180 - Ingestión de lípidos solos

Ingestión de lípidos solos

Por ejemplo, la de un trozo de queso solo.

El metabolismo de un lípido solo no tiene ningún efecto glicémico, es decir, no produce ninguna liberación de glucosa en la sangre y, por consiguiente, el páncreas no secreta insulina.

En ausencia de insulina, no se produce entonces almacenamiento de energía.

Sin embargo, esto no quiere decir que comer queso no sirva para nada. Durante el proceso de digestión del queso, el organismo saca del alimento digerido todas las substancias que necesita, especialmente las vitaminas, los ácidos grasos esenciales y las sales minerales (el calcio de los productos lácteos).

Esta descripción es deliberadamente esquemática y, aunque me ha sido dada por eminentes científicos, puede hacer sonreír u algunos debido a su simplicidad. La realidad, va lo supondrá usted, es algo más complicada.

No obstante, describe lo esencial del fenómeno que nos interesa, es decir, lo que es preciso saber para comprender las reglas fundamentales de las que nos serviremos.

Pero si bien este capítulo es, a mi entender, el más importante de todos ya que define el proceso básico de la constitución de las grasas de reserva, es insuficiente para que usted pueda comprender por qué, si sigue comiendo de forma totalmente normal pero diferente, puede, en una primera fase, perder todos los kilos superfluos y, en una
segunda fase, mantener el peso en un nivel ideal.

Nota: El páncreas es, por así decirlo, el director de orquesia del metabolismo. Si está en buen estado, cumplirá de forma normal su función, que consiste en hacer disminuir la glicemia mediante la secreción de la dosis de insulina conveniente. Si está en mal estado, es decir, si produce hiperinsulismo, tendrá tendencia a provocar un almacenamiento anormal de ácidos grasos como grasas de reserva. Por consiguiente es el páncreas, a través de su función insulínica, el responsable de los kilos de más.

Como veremos más adelante, una alimentación hiperglucidica comporta a largo plazo una disfunción pancreática.

Las fibras alimentares 180x180 - Las fibras alimentares

Las fibras alimentares

Se trata de substancias contenidas especialmente en las verduras, las frutas, las hortalizas y los cereales completos.

Pese a no tener ningún valor energético, las fibras alimentarias representan un papel muy importante en la digestión, debido en particular a la celulosa, la lignina, la pee ti na y las gomas que contienen. Permiten un buen tránsito intestinal y su ausencia es causa de la mayoría de los estreñimientos. Por otra parte, siendo las fibras muy ricas en vitaminas, oligoelementos y sales minerales, su insuficiencia puede acarrear graves carencias.

Estas fibras obstaculizan la absorción digestiva de los lípidos, disminuyendo así el riesgo de arteriosclerosis.

Por otra parte, las fibras tienen la ventaja de atenuar los efectos tóxicos de ciertas substancias químicas, tales como los aditivos y los colorantes. Según la opinión de los gastroenterólogos. Las fibras tienen el poder de proteger el colon contra numerosos peligros, especialmente el cáncer.

A partir de las últimas décadas, el aumento del nivel de vida en los países industrializados se traduce en una disminución del consumo de fibras.

Hay que saber, sin embargo, que los lípidos y las proteínas suelen estar combinados en los mismos alimentos, como en el caso de la carne.

Por otra parte, solo los glúcidos y los lípidos poseen un poder energético importante.

Por esta razón, para mayor claridad de nuestro razonamiento y por un prurito de simplificación, no nos referiremos explícitamente a las proteínas. Cada vez que hablemos de un alimento, lo definiremos según pertenezca a estas únicas tres categorías:

  • glúcidos o hidratos de carbono (precisando si son “buenos” o “malos”).
  • lípidos.
  • fibras alimentarias.

Cuando un alimento contenga a la vez glúcidos y lípidos, como es el caso del cacahuete, diremos que es glúcido lipídico.