Entradas

sales minerales 180x180 - Los oligoelementos y sales minerales

Los oligoelementos y sales minerales

El organismo humano es un escenario permanente de múltiples reacciones químicas. Sin embargo, las distintas reacciones no tendrían lugar sin la presencia de sales minerales y oligoelementos que inciden indirectamente en el funcionamiento de las enzimas.

Sin sodio y potasio, por ejemplo, no podría producirse la transmisión de impulsos nerviosos. No habría actividad muscular sin calcio ni hormonas tiroideas sin yodo. Del mismo modo, tampoco habría oxidación sanguínea en ausencia de hierro m adecuada asimilación de la glucosa sin cromo.

Entre estos micronutrientes distinguimos:

  • Las sales minerales, como el calcio, el fósforo, el potasio, el sodio, el azufre.
  • Los oligoelementos, como el cromo, el cobalto, el zinc, el cobre, el setenio, etc., que actúan a concentraciones infinitesimales.
  • La carencia de sales minerales y de oligoelementos pueden ser causa de problemas. En efecto, se sabe que:
  • Un déficit en manganeso favorece la hiperglicemia.
  • Un déficit en níquel, cromo o zinc eterniza la insulinorresistencia.

Hay quienes podrían creer que un déficit en micronutrientes, en asociación con malos hábitos alimentarios, podría compensarse fácilmente con un suplemento en forma de comprimidos o de ampollas. Sin embargo, hay  que saber que estos producios sintéticos, aun cuando pueden servir de ayuda en casos de carencia grave, son mal absorbidos en el nivel intestina).

Conviene, pues, buscarse en una alimentación normal y variada las cantidades de sales minerales y de oligoelementos que el organismo necesita.

Por esta razón hay que estimular el consumo de frutas, le-
gumbres, verduras crudas, leguminosas y cereales enteros

El único suplemento que se puede alentar es el que consiste en el consumo cotidiano de levadura de cerveza y germenes de trigo, nutrientes de los que nuestra alimentación moderna carece en gran medida.

Además, la levadura de cerveza es rica en cromo, lo cual contribuye a mejorar la tolerancia a la glucosa y, en consecuencia, produce un descenso de glicemia y de la insulinemia.