Entradas

El azúcar 180x180 - El azúcar

El azúcar

Es la campeona absoluta de los glúcidos malos.

El azúcar debería ir siempre acompañada del símbolo de la calavera entre dos huesos cruzados. Pues es un producto que puede resultar peligroso cuando el consumo es importante, y tal es el caso, por desgrana de la mayoría de nuestros contemporáneos, en particular de los niños.

Le he consagrado un capitulo completo porque es preciso que usted se convenza para siempre de su nefasto papel en la alimentación, y de las consecuencias que tiene su ingestión no sólo en cuanto a los kilos que le sobran sino, sobre todo, en cuanto a la fatiga (ver capítulo sobre la hipoglicemia), la diabetes, las enfermedades articulares, la gastritis, las úlceras, la caries dental y las enfermedades coronarias.

Tal vez piense usted que el azúcar es indispensable.
Pues no, no es indispensable. La prueba es que durante
millones de años el hombre no contó con ella, sin perjuicio alguno para su salud. Muy por el contrario.

El azúcar, hace menos de dos siglos era todavía un producto de lujo, poco accesible para la mayoría de la población. Hoy el azúcar produce tantos estragos como el alcohol y la droga juntos.

Pero entonces, usted se preguntara: si se suprime totalmente el azúcar. ¿cómo mantendremos la tasa mínima indispensable en la sangre?

¡Buena pregunta!

Sepa entonces que el organismo no tiene por qué depender de aportaciones externas de azúcar (que son las que perturban el nivel glicémico) ya que sabe producirla por sí mismo cuando la necesita: además, es ésta la forma de obtenerla más conveniente para él. La glucosa es, de hecho, el único carburante del organismo.

A medida que el organismo determina sus necesidades de azúcar, ésta es producida directamente a partir de las grasas de reseña. Sencillamente las grasas se transforman en glucosa.

De manera que ¡no consuma azúcar!

Elija: puede usted prescindirse ella -en cuyo caso lo felicito- o deberá reemplazarla por un edulcorante sintético.

 

Los glúcidos malos 180x180 - Los glúcidos malos

Los glúcidos malos

Son todos los glúcidos cuya liberación provoca un fuerte aumento de glucosa en la sangre (glicemia).

Es el caso del azúcar de mesa, en cualquiera de sus formas (pura o combinada con otros alimentos, como la repostería), pero también el de todos los glúcidos refinados industrialmente como las harinas blancas y el arroz blanco, asi como los de la patata y el maiz.