Entradas

cerveza 180x180 - La cerveza

La cerveza

Respecto de la cerveza no daré rodeos. Se trata de una bebida que hay que tomar con moderación.

De la misma manera que usted conoce gente delgada que se atiborra de malos glúcidos sin aumentar un gramo,
deberá también conocer grandes bebedores de cerveza
cuya barriga es tan magra como la jubilación de los ancianos (es el caso de la mujer de uno de mis mejores amigos).

La cerveza tiene todo lo que es perjudicial: alcohol (en verdad, en pequeño porcentaje), gas, pero sobre todo una cantidad no despreciable de azúcar. Es pues una bebida de alto poder energético en lo que se refiere a la constitución de grasas de reserva. Por Lanío, deberá abandonar la cerveza en la mayoría de los casos. Sobre todo, entre las comidas. Si de verdad no puede resistir, haga como con
las patatas fritas. Dése el gusto una o dos veces al año bebiendo unas jarras de ese brebaje en uno de los mejores pubs de su ciudad. Asegúrese, si, de que sea de buena calidad.

 

La pérdida de peso 180x165 - La pérdida de peso

La pérdida de peso

Lo primero que hay que hacer cuando se comienza a montar un proyecto, y un proyecto ambicioso, es fijarse un objetivo.

Por consiguiente, ante todo tendrá que determinar los kilos que le sobran, sin olvidar que cada organismo está animado por una sensibilidad particular. Existen numerosos factores que pueden explicar la diferencia: el sexo, la edad, la alimentación del pasado, el historial dietético, el factor hereditario. Por eso es difícil decir cuántos kilos le será posible perder por semana. Para algunos, puede ser uno o dos kilos; para oíros, un poco menos. Aunque en numerosos casos podría tener lugar una disminución importante al comienzo, luego la pérdida de peso será más lenta.

No se inquiete pues si en su caso el proceso es más prolongado que en otros. Puede que usted tenga ya una idea más o menos precisa de los kilos que desea perder.
Estoy seguro, por ejemplo, de que si usted pudiera desembarazarse de 4 o 5 kg (aunque tenga posiblemente 10 o 12 de más), se sentirla muy contento.

Los alimentos peligrosos 180x180 - Los alimentos peligrosos

Los alimentos peligrosos

Por experiencia sé que, desde el punto de vista psicológico, no es bueno empezar por lo negativo. Durante mucho tiempo intenté insistir primero en lo que estaba permitido en vez de señalar lo que no lo estaba. Esto es, sin embargo, bastante fastidioso, porque la lisia de lo permitido es tan larga que es de nunca acabar, y como lo prohibido es mucho más corto y fundamental, prefiero referirme a ello en primer lugar.

Los lípidos o grasas 180x180 - Los lípidos (o grasas)

Los lípidos (o grasas)

Son moléculas complejas, comúnmente llamadas cuerpos grasos.

Según su origen, se distinguen dos glandes categorías
de Lípidos:

los lípidos de origen animal

Son las grasas contenidas en la carne, el pescado, la
mantequilla, el queso, la crema de leche, etcétera.

los lípidos de origen vegetal

Son los aceites de cacahuete, la margarina, etc.
Los lípidos también se pueden clasificar en dos categorías de ácidos grasos:

— los ácidos grasos saturados que se encuentran en la
carne, la charcutería, los huevos y los lácteos (leche, mantequilla, nata, queso):

– los ácidos grasos monoinsaturados o poliinsaturados, que corresponden a las grasas que permanecen líquidas a temperatura ambiental (aceite de girasol, de colza y de oliva), aunque algunas puedan ser endurecidas por hidrogenación (fabricación de las margarinas).
De otro lado, hay que incluir en esta categoría todas las
grasas de pescado.

Los lípidos son necesarios para la alimentación. Además, están a menudo asociados a numerosas vitaminas (A, D, E, K) y a ácidos grasos esenciales: sirven también para la elaboración de diversas hormonas.

La asimilación de las grasas se ve perturbada cuando éstas se me/clan con glúcidos malos, provocando una gran transformación de energía en grasa de reserva.

En general solemos comer demasiadas grasas. Los fritos, los buñuelos, las salsas inútiles y la cocción con grasa han invadido nuestra alimentación cuando en realidad podríamos cocinar de un modo más ligero -y no por ello menos apetitoso – evitando los abusos.

Ciertos lípidos son responsables del colesterol, pero existen en realidad dos tipos de colesterol, el “bueno, y el “malo”; el objetivo es mantener el colesterol total en el índice más bajo posible, procurando reunir todas las condiciones para que la proporción de colesterol “bueno” sea la más importante.

Lo que hay que saber es que no iodos los lípidos favorecen el aumento del colesterol malo. Por el contrario, existen algunos que hasta tienden a hacerlo disminuir.

Para ser totalmente objetivos, debemos clasificar las
grasas en tres categorías.

1. Las grasas que aumentan el colesterol

Son las grasas saturadas que se encuentran en la carne,
la charcutería, los huevos, la mantequilla, el queso, la
manteca de cerdo.

2.  Las grasas que ejercen poca acción sobre el colesterol

Son las grasas de los crustáceos, de los huevos y de las aves (sin piel).

3. Las grasas que hacen bajar el colesterol
Son los aceites vegetales: oliva, colza, girasol, maíz, etc.
En cuanto a los pescados, sus grasas en realidad no inter-
vienen en el metabolismo del colesterol, aunque previenen las enfermedades cardiovasculares al reducir los triglicéridos y evitar la trombosis. Hemos de comer, pues, pescados grasos (salmón, atún, caballa, arenque, sardina).

El método de adelgazamiento que le propongo se basa, entre otras cosas, en la elección entre “buenos” y “malos” glúcidos. De igual manera hay que elegir entre los “buenos” y los “malos” lípidos si usted tiene tendencia al colesterol o si quiere prevenir de manera definitiva un nesgo tal, de la misma manera que las enfermedades cardiovasculares. Evitar el exceso de grasas saturadas es, de hecho,
uno de los puntos esenciales del método.

El peso ideal si existe debe ser objeto de una reflexión 180x160 - El peso

El peso

Cuando nos pesamos en una balanza, ¿qué es lo que evaluamos? El peso global de un cuerpo compuesto de huesos, músculos, grasa, órganos, vísceras, nervios y agua. La concentración de grasa constituye el 15% del peso de un hombre y el 22% del de una mujer.

La obesidad se define como un exceso de esta concentración de grasa que represente un porcentaje superior al 20 % de sus valores promedio. Pero, ¿cómo evaluar la cantidad exacta de la concentración de grasa de un individuo? Medir el espesor del pliegue cutáneo es una forma de enfocarlo entre otras, pero no deja de ser imprecisa.

tabela peso

Por fuerza hay que asociar obesidad y exceso de peso, pese a que la balanza no indica la relación entre la concentración de grasa y la masa activa (músculos, órganos, etc.).

El peso ideal, si existe, debe ser objeto de una reflexión lúcida de la persona obesa, y a veces de una negociación realista entablada con el médico.

el peso ideal

leche 180x180 - La leche

La leche

La leche es un alimento glúcido-lipidico, es decir, contiene tanto grasas como azúcares. Es mejor evitarla y no tomar más que leche descremada.

Los glúcidos se encuentran en el suero de la leche. Los pierde cuando se fabrica el pueso, que sólo conserva los lípidos y los prótidos (salvo el cantal y los quesos de cabra). En el queso con cero por ciento de materia grasa quedan únicamente los prótidos y un poco de glúcidos (5 g de cada 100).