Entradas

vitaminas 180x176 - Las vitaminas

Las vitaminas

Sin duda, la palabra vitamina es evocadora de vitalidad, y, por consiguiente, de vida.

De hecho, ninguna reacción química de nuestro organismo podría realizarse sin ellas ya que intervienen en el funcionamiento de ciertas enzimas que actúan como catalizadoras de las reacciones bioquímicas de nuestras células corporales.

En los países occidentales, con la abundancia de alimentos que los caracteriza, nunca deberían faltarnos las vitaminas. Sin embargo, esto es precisamente lo que ocurre de forma habitual en amplias capas de la población.
Dejando de lado a los adeptos de los regímenes hipocalóricos, incapaces de encontrar en su dieta restrictiva el contenido alimenticio que necesitan, el resto de la población no está menos exento de tales carencias debido a sus malos hábitos alimentarios.

Todo el mundo sabe que es en las frutas y en los alimentos ricos en fibra donde se encuentran las mayores concentraciones de vitaminas.

Cómo evitar la pérdida de vitaminas:

  • Preferir los productos frescos a aquellos que llevan varios días almacenados.
  • Comprar en lo posible las verduras cada día, en el mercado o frutero local.
  • Emplear la menor cantidad de agua posible en su preparación (lavado, remojado).
  • Preferir las frutas y verduras crudas (salvo en caso de intolerancia digestiva).
  • Limpiarlas con mesura y rayarlas poco.
  • Evitar cocciones prolongadas.
  • Evitar el mantenimiento de los platos al calor durante períodos demasiado largos.
  • Conservar el agua de cocción para hacer caldos, ya que contiene las vitaminas hidrosolubles.
  • Cocer las verduras al vapor siempre que sea posible.
  • Los asados y barbacoas conservan mejor las vitaminas cárnicas.
  • Los productos congelados son más neos en vitaminas que las conservas.
  • No exponer la leche a la luz.

Sem Título